domingo, octubre 11

Hablando a la Luna


Sentada, mirando a la luna. Recordando otras veces de hacer lo mismo...muchas. Cuando era joven, casi todas las noches que el tiempo lo permitía. No era la única, por supuesto, sabía de muchos que lo hacían. Entonces, era un misterio, una luz en el cielo que parecía observarnos y guiarnos.

Solía contarle mis cosas. Mis sueños, que eran muchos. Sentada en el jardín de mi casa, en una terraza, en el campo, siempre estaba ella para escucharme.

Muchos de esos sueños se cumplieron, lo que ya es mucho. Otros...como les pasa a todos...no.

No eran sueños de poder, de gloria, de dinero...no. Yo no pensaba en eso...y menos en mi juventud, cuando no tenía apremios económicos que solventar. Estudiaba. Uno de mis sueños era recibirme, poder gozar haciendo lo que estudiaba...Hacer algo para mejorar el mundo, ayudar a los que la necesitaran. Era difícil...pero eran bellos sueños.

Buscaba respuestas...era algo mágico. Luego los amores...y contarle mis ilusiones y mis penas...

Cuando el hombre pisó su suelo...me sentí admirada y triste a la vez...Esa imagen inmaculada...ya no era la misma.

Me parecía que habían caminado sobre mis secretos, perdí la intimidad.

No me enojé con ella...no, la culpa era del hombre. Siempre tratando de descubrir lo desconocido, de llegar a todas partes.

Durante muchos años...me había olvidado de ella, al menos como confidente. El otro día leí que , otra vez los hombres, habían lanzado un proyectil contra su suelo, para constatar algunas cosas que querían conocer. Me apené por ella. Pobre!! Que mal nos hace para que la tratemos así? Nos ofrece su luz , nos escucha...

Otra vez miré hacia el cielo...y la vi hermosa, casi dorada en ese momento...y decidí pedirle perdón por haberla abandonado. Le prometí que no lo haría nunca más...que mientras me quedara un solo sueño...se lo contaría, solo a ella, como correspondía. Era mi confidente silenciosa...mi amiga.

Le tiré un beso con la punta de los dedos...Y me levanté aliviada y contenta...como si me hubiera reconciliado con una vieja amistad.

12 comentarios:

La Calderón dijo...

Querida Alicia, ésta abuela destartalada, te da las gracias por acercarte a mi rinconcito, y muy especialmente por las bellas palabras que le has escrito a ésa testigo fiel de toda nuestra vida ¿Recuerdas de cuándo éramos niñas?
¿Cuándo tratábamos de encontrarle al leñador cargando su ato de leña? ¿De cuándo le buscábamos la carita hata encontrarla? ¡¡Cuánta razón tienes!! Ella siempre está dispuesta, solo hace falta voltear el rostro hacia arriba y nos hace un guiño ¿Es bonita, verdad?
Niña, veo que a tí no te detiene nadie, has seguido trabajando y escribiendo cosas muy bellas ¡¡Te felicito!!
Y también te mando un abrazote muy grandeeee.
Susana.........

Roberto Esmoris Lara dijo...

Tiraron ese proyectil contra su cuerpo para averiguar si había agua. Y encontraron una lágrima.
Y yo me encuentro con estos apuntes del corazón de mi Yiyita y la quiero todavía más.
Besos, manitaquerí

Alicia M dijo...

Querida Susana...Si, esa amiga de toda la vida, merece que no la olvidemos...Claro que recuerdo su misterio cuando niñas! No me agradezcas mi visita. Es siempre un placer y...además compartimos alegrias y penas...pero fuertes. Vamos todavía!!
Te mando un abrazote y muchos cariños. Cuidate.

Alicia M dijo...

Así es manitoquerí. Para que tanta agresividad?...Uno la siente como propia...Mi priimer reacción, fué...por que no la dejan en paz?. Me estaré volviendo loca?
Gracias por tu comment. Dejé algo en nuestro blog...te espero.
Un tremendo abrazo con mucho cariño y besos de tu Yiyita...

Goliardo dijo...

"¡Ay, Lunadei, siempre en la luna!", me decía siempre la señorita Rosita. Yo pensé que esa herencia, esa condena, me venía del lado paterno, el del apellido, pero ahora veo que no era así, y me alegro.
Los soñadores se le vienen asociando desde hace siglos, los materialistas la verán siempre como una excelente plaza para futuros negocios. No contentos con arruinar este mundo, la miran a nuestra luna querida con ganas.
Yo prefiero seguir haciéndole honor al apellido, aunque sea por herencia materna.
Besazos, nos vemos en la luna.

Alicia M dijo...

Si, goliardito mio. Esa esfera que nos acompaña siempre con su luz de plata u oro, está siendo motivo de malos pensamientos de toda índole...pero ninguno que le sirva a ella. Te imaginás la locura de la pobre, con su superficie llena de tipitos angurrientos?
Sigamos en nuestra Luna...al menos no la molestamos y le damos amor!
Hasta cualquier momento en la Luna...Besasos

ana. dijo...

¿Sabes que creo Yiyì?
Que la luna es de los niños y las almas sensibles. Que se queda para siempre en aquellos que en alguna noche serena soñamos con alcanzarla y bailar con su luz. ¿Te diste cuenta que a veces la acompaña la estrella más brillante del cielo? Es que la estrellita se le pone al lado para ayudarle a regalarnos luz, para recordarnos que está ahi, al alcance de nuestros ojos y nuestro corazón y que con ella podemos contar siempre. De paso te digo, princesa Yiyì, que conmigo también podes contar siempre.
Un abrazo de aquellos ;)

Paqui dijo...

¡qué bonito Alicia! me encantó.
Cómo estas? me alegro mucho verte por aqui y a pesar de no dejarte comentarios, te leo pero como voy siempre deprisa, a veces no te los dejo.
Un besito amiga

Anónimo dijo...

Querida Alicia;
Estoy con la mamá de Elena, 80 años, odontologa, y ahora va a talleres literarios. Asi que le mostre tu blog y leimos el cuanto de la luna "Bellisimo". Ella tambien veia la luna de noche que iluminaba su patio, imagen que la dejo un momento pensando; hasta que concluyo; Ahora no se ve tanto la luna....bueno tampoco hay grandes patios y sonrio. Te manda un saludo y ya las pondre en contacto; Su mail es corinaespinal@hotmail.com

Alicia M dijo...

Anita...sabes que puedo y quiero compartir todo lo que tenemos y hacemos. Siempre habrá un rinconcito a mi lado para tu presencia amiga!!
Y por supuesto que ahí estaré también cuando me necesites. Te quieero amiga-sol. Un beso grande y abrazo de tu Yiyita.

Alicia M dijo...

Paqui...yo también ando a las corridas y no dejo comentarios tan a menudo como querría. Sabes que las enfermedades llevan tiempo, y ahora también tengo que cuidar a mi esposo, que se fué dejando estar por mi problema...y ahora tiene que atenderse. Pero siempre recibo con alegria a mis amigas...que no importa si están lejos...se quieren y se recuerdan siempre.
Un beso para ti y tu familia adorable...y gracias por venir!

Alicia M dijo...

Querida "anónima" y mamá de Elena,encantada por tu visita...y me alegrará conocer a esta guapa señora, compañera de gustos por la literatura. Ya mismo le mando un mail...Un beso para las dos.